WASHINGTON (AP) — El presidente de Estados Unidos Joe Biden dijo el jueves que Estados Unidos debe profundizar su apoyo a Ucrania e Israel en medio de dos guerras enormemente diferentes, impredecibles y sangrientas, y aseveró que “el liderazgo estadounidense es lo que mantiene unido al mundo”.

En un inusual discurso en el Despacho Oval, Biden reconoció que “estos conflictos pueden parecer lejanos”, pero insistió en que siguen siendo “vitales para la seguridad nacional de Estados Unidos”, y dijo que pedirá al Congreso miles de millones de dólares en ayuda militar para ambos países.

“La historia nos ha enseñado que cuando los terroristas no pagan un precio por su terror, cuando los dictadores no pagan un precio por su agresión, causan más caos y muerte y más destrucción”, afirmó Biden. “Siguen adelante. Y el costo y la amenaza para Estados Unidos y el mundo siguen aumentando”.

El discurso de Biden reflejó una visión expansiva de las obligaciones de Estados Unidos en el exterior en un momento en que enfrenta resistencia política en su propio país a brindar más financiamiento. Se prevé que solicite 105.000 millones de dólares el viernes, incluidos 60.000 millones para Ucrania, gran parte de los cuales repondrían los arsenales de Estados Unidos.

También hay 14.000 millones para Israel, 10.000 millones para labores humanitarios, 14.000 millones para gestionar la frontera entre Estados Unidos y México y luchar contra el tráfico de fentanilo, y 7.000 millones para la región Indo-Pacífica, que incluye Taiwán. La propuesta fue descrita por tres personas familiarizadas con los detalles que insistieron en mantener el anonimato antes del anuncio oficial.

“Es una inversión inteligente que va a rendir beneficios para la seguridad estadounidense durante generaciones”, aseveró Biden.

El mandatario espera que la combinación de todas estas cuestiones en un solo texto legislativo cree la coalición necesaria para su aprobación en el Congreso. Su discurso se produjo al día siguiente de su viaje a Israel, donde mostró su solidaridad con el país tras el ataque perpetrado por Hamas el 7 de octubre e impulsó una mayor ayuda humanitaria a los palestinos.

Mientras Israel sigue bombardeando la Franja de Gaza y prepara una invasión terrestre, Biden hizo mayor hincapié en el mortífero balance que el conflicto ha dejado entre la población civil de la zona, y dijo que está “con el corazón roto por la trágica pérdida de vidas palestinas.”

“Israel y los palestinos merecen por igual vivir con seguridad, dignidad y paz”, afirmó Biden. También advirtió sobre una creciente ola de antisemitismo e islamofobia en Estados Unidos, señalando el asesinato de un niño palestino-estadounidense de 6 años.

“A todos los que están sufriendo, quiero que sepan que los tengo en cuenta. Que son parte de mí. Y quiero decirles esto: Todos ustedes son estadounidenses”.

Dado que Biden aspira a un segundo mandato en una campaña que probablemente dependerá de la opinión de los votantes sobre la economía, tuvo cuidado de subrayar que el gasto creará empleo para los trabajadores de Estados Unidos, haciendo referencia a la construcción de misiles en Arizona y de proyectiles de artillería en Pensilvania, Ohio y Texas.

Leave A Comment