Jamie Sánchez, propietario de un café cristiano en Colorado, informa sobre una serie de ataques en curso por parte de manifestantes comunistas y LGBTQ+ que buscan incesantemente cerrar el establecimiento. Drip Cafe, lanzado como parte del proyecto Revive, tiene como objetivo emplear a personas sin hogar y proporcionarles recursos. Sánchez describe el café como una extensión de su ministerio, cuyo objetivo es derribar las barreras de las personas sin hogar.

Según Faith Wire , a pesar de las manifestaciones semanales, ahora reducidas a eventos mensuales, el café permanece abierto. Sánchez afirma que las protestas pretenden poner fin a sus actividades, pero su persistencia es evidente. Los manifestantes acusan al café de intolerancia y explotación de las personas sin hogar, acusaciones que Sánchez niega con vehemencia y las considera “mentiras”.

Además, enfrenta ataques personales, incluidas críticas relacionadas con su difunta esposa, pero ve esto como una confirmación de su llamado divino. Sánchez mantiene su fe inquebrantable y se concentra en la misión más amplia del café, ofreciendo esperanza y oportunidades a quienes enfrentan dificultades.

Por último, planea contratar pronto a su primer empleado sin hogar, lo que demuestra su compromiso con la comunidad. A pesar de los desafíos, Sánchez sigue decidido a mantener Drip Cafe, viéndolo como un regalo divino destinado a ayudar a quienes más lo necesitan.

Leave A Comment