Una prisión de Mali fue escenario de un sorprendente encuentro espiritual entre reclusos, guardias y trabajadores cristianos de Christian Aid Mission. En un patio donde se alojaban asesinos, ladrones y personas violentas, los guardias llamaban a los prisioneros para escuchar los consejos de cristianos que habían viajado cientos de kilómetros para compartir el mensaje del evangelio.

Según Mission Network News, el movimiento se lleva a cabo bajo el liderazgo de un trabajador cristiano apoyado por Christian Aid Mission, los rostros endurecidos de Los reclusos se suavizaron cuando habló de la desobediencia, el pecado y la salvación. Consciente de que esta podría ser la única oportunidad para que delincuentes de diferentes tribus escuchen la Palabra, el líder del ministerio destacó la importancia del momento.

A los pocos minutos, un recluso declaró: “Soy culpable; este hombre está diciendo la verdad. Dios me ayude.” Al observar la reacción, el líder describió cómo otros prisioneros también murmuraban palabras similares entre sí, algunos con lágrimas en los ojos. Describió la experiencia como una luz que aparece en la oscuridad, resaltando la presencia del poder de Dios.

El espíritu de arrepentimiento impregnó la atmósfera previamente llena de miseria, lo que llevó incluso a un guardia de la prisión a confesar ante los reclusos: “Esta palabra me concierne: soy culpable ante Dios. Dios ayúdame.” Las lágrimas rodaron por los rostros de muchos durante este momento de confesión.

Luego de la oración dirigida por los trabajadores, cada detenido expresó su agradecimiento. El líder del ministerio afirmó que, al escuchar estas palabras, se hizo evidente la certeza de que el Espíritu Santo había cumplido Su obra de salvación, resultando en gozo en los labios de todos.

Los trabajadores distribuyeron Biblias a cada prisionero antes de regresar a la base. Aunque los daños en el vehículo impidieron que el líder se pusiera en contacto con el director de la prisión hasta el día siguiente, la noticia de la transformación de la prisión trajo gran alegría al director. Informó que el ambiente se había transformado completamente, reemplazando las peleas, las rabietas y la violencia por paz, felicidad y alegría. Algunos prisioneros participaron en discusiones sobre el mensaje del día anterior, mientras que otros dedicaron tiempo a leer sus Biblias.

Leave A Comment