El martes (14), confirmaron la trágica muerte del reverendo David Musa, pastor de la Iglesia Evangélica Gana Todo (ECWA), en la región de Obajana, condado de Lokoja, Nigeria. Terroristas armados secuestraron al pastor en su granja el 11 de noviembre. Los secuestradores exigieron inicialmente 20 millones de naira (unos 23.676 dólares estadounidenses).

Según The Christian Post, con pesar, el miembro de la iglesia John Emmanuel compartió la triste noticia. Explicó que los secuestradores mataron al pastor luego de pagar el rescate. La iglesia, al no poder recaudar la cantidad total requerida, solo pudo pagar una fracción.

“Rdo. Musa fue asesinado por los terroristas después de que los líderes de la iglesia pagaran un rescate de 1 millón de naira”, informó Stephen Danladi, otro miembro de la iglesia.

Así, los secuestradores aceptaron el pago reducido antes de que dos miembros de la iglesia fueran a rescatar al pastor. Sin embargo, al regresar, el pastor fue asesinado a traición por los secuestradores. El Consejo de la Iglesia del Distrito de ECWA Obajana confirmó el secuestro y asesinato del pastor Musa en un comunicado, pidiendo oraciones por la familia, la iglesia y el consejo de la iglesia local.

Al respecto, la policía del estado de Kogi confirmó el incidente y anunció el inicio de las investigaciones. El portavoz, William Ovye Aya, aseguró a la iglesia que los responsables del asesinato del pastor Musa serían arrestados y procesados. Nigeria, como lo señala el informe de la Lista Mundial de Vigilancia 2023 de Open Doors, lideró el mundo en el número de cristianos asesinados por su fe en 2022, con un total de 5.014.

Además, el país registró el mayor número de cristianos secuestrados, agredidos sexualmente, forzados a contraer matrimonio o abusados ​​física y mentalmente. La violencia contra los cristianos también se ha extendido al sur del país, predominantemente cristiano. Nigeria ahora ocupa el sexto lugar en la Lista Mundial de Vigilancia de 2023 de países donde es más difícil ser cristiano.

Así, el gobierno nigeriano sigue negando que esta violencia sea una persecución religiosa, lo que permite que se produzcan impunemente violaciones de los derechos de los cristianos. El país también ocupa el segundo lugar con mayor número de ataques a iglesias y desplazados internos.

Leave A Comment