En un giro notable de los acontecimientos en Tokio, una mujer budista, Goh, experimentó el poder curativo de Jesús por primera vez. Sufriendo de dolores en su cuerpo, especialmente en su hombro, Goh fue abordada por dos misioneros del ministerio “Despertar Asia” durante una acción evangelística en la región.

Al revelar su fe budista, Goh confesó que no oraba diariamente y, cuando lo hacía, no buscaba curación. Los misioneros ofrecieron oraciones en el nombre de Jesús y Goh, curioso, les permitió orar por ella. Después de una ferviente oración, Goh revisó su cuerpo y compartió emocionado que el dolor había desaparecido, calificando el evento como “asombroso”.

Aprovechando la oportunidad, los misioneros le presentaron a Jesús a Goh, quien, conmovida por el milagro de curación, aceptó a Jesús en su vida. El ministerio “Awakening Asia”, con sede en Tokio, tiene la misión de formar cristianos para que se conviertan en misioneros y evangelicen la nación.

Esta historia es otro testimonio más del poder transformador del Evangelio, destacando la importancia del ministerio de evangelización en Tokio. “Awakening Asia” continúa orando, compartiendo el Evangelio y siendo testigo de milagros y salvación en sus acciones evangelísticas, impactando vidas como la de Goh.

Leave A Comment